A un año del impune asesinato de la líder social y activista medioambiental Berta Cáceres Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres exige justicia

A un año del impune asesinato de la líder social y activista medioambiental Berta Cáceres

Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres exige justicia


La feminista hondureña Berta Cáceres fue una defensora incansable de los territorios, los derechos humanos, el medioambiente y los pueblos originarios. A un año de su asesinato que permanece impune, Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres se suma al llamado de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos y convoca a la sociedad chilena a exigir justicia.

Este jueves 2 de marzo se realizará a las 13:30 hrs. una concentración, frente a la Embajada de Honduras, para exigir el cese de la impunidad de los autores materiales e intelectuales del asesinato de Berta Cáceres. A la convocatoria se ha sumado  Izquierda Libertaria y distintos grupos de ambientalistas y feministas.

 

“Vos tenés la bala, yo la palabra. La bala muere al detonarse, la palabra vive al replicarse” (Berta Cáceres)

Berta Cáceres, feminista, indígena lenca, galardonada en 2015 con el Premio Medioambiental Goldman, que reconoce la labor de activistas que protegen el medioambiente a nivel mundial, fue una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (COPINH). Desde ese lugar lideró la oposición a distintos proyectos que atentaban contra el medioambiente, entre ellos el hidroeléctrico Agua Zarca que deterioraba e intervenía varios ríos del departamento de Intibucá.

Cuando la empresa hondureña Desarrollos Energéticos (DESA) optó por continuar con el proyecto hidroeléctrico, la resistencia encabezada por Cáceres y las manifestaciones volvieron con fuerza, así también las amenazas de muerte contra  Berta Cáceres.

El 3 de marzo de 2016, Berta fue asesinada, cuando hombres armados entraron a su departamento de Intibucá, en la zona occidente de Honduras. Antes de su asesinato, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya había dictado medidas cautelares para su protección, y es que Berta había denunciado en reiteradas ocasiones que era amenazada de muerte y amedrentada. Cuando los hombres armados entraron a su vivienda, no había ningún miembro de las fuerzas de seguridad de Honduras presente.

El informe anual de Amnistía Internacional publicado en febrero de 2017 apunta al gobierno de Honduras como el responsable del crimen de Cáceres “no aplicó las medidas de protección ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ni investigó los diversos abusos cometidos durante los últimos años contra dirigentes de la comunidad indígena”.

A un año de su asesinato, cuando la impunidad sigue vigente la recordamos, reconocemos su trabajo y su legado y pedimos justicia en su nombre y en su causa: #JusticiaParaBerta